La lucha por mis derechos como mujer

En la madrugada, cuando el viento frio entra por mi ventana abierta, mi cuerpo que se encuentra desnudo bajo mi cobija, porque no hay noche más placentera como cuando duermo despojado de tu ropa, siento desde mis pies como se va estremeciendo y cada uno de mis poros se va erizando. Mis manos inquietas lentamente, mezclando dulzura y  agresividad, acarician cada milímetro de mí; dibujo con la yema de mis dedos mi cuello desde detrás de mi oreja, bordeo mis senos y me siento tentada a apretarlos… solo quiero seguir recorriéndome.
Continuo deslizándome hasta mis caderas, mi cintura y el frió que inicio esto, pronto empieza a desaparecer, a transformarse en una deliciosa calidez que concluye en mi entrepierna, acercándome en cada encuentro conmigo misma… ya sabrán en que termina…

¡Por favor! No vamos hacer un escándalo de esto, una chica necesita sus momentos de explosión, de descubrimiento.

Con mi respiración nuevamente en calma y entrando a un estado de reflexión, termine en medio de pensamientos, en cómo mi sexualidad hace parte de mi ser mujer, en cómo se nos ha llevado a cumplir con estereotipos que termina alejados de nuestro ser y se nos ha estigmatizado dentro de unos roles que llegan a limitar nuestras potencialidades y talentos. ¿Cuantos no se escandalizan con una descripción de estas aun siendo tan imprecisa y falta de detalles? ¿Será por esos estigmas sociales o envidia?   A los señores les pido que calmen ese libido e imaginación pues no quiero ser fantasía de nadie y a las mujeres, las invito hacer lo mismo, regálense ese momento de estar con ustedes y conocerse, así que nada de dárselas de puritanas, que aquí eso no se está cuestionando.

A mí me encanta hacerme el amor, no porque sea una mujer fea y no tenga pareja, sino porque el conocimiento que tenga sobre mi cuerpo hace parte de mi yo, de reconocer que es lo que quiero,  que me gusta, que me hace sentir plena, y mi disfrute sexual no depende de nadie; el Sexo es como el amor, el número de personas con las que hayas estado no garantiza el éxito de tus relaciones sexuales o amorosas, este es proporcional a la conexión contigo mismo.

Este disfrute sexual, me ha permitido dar el primer paso para acercarme a mí misma, me ha llevado a desinhibirme, romper con paradigmas, sentir seguridad. Ha despertado ese amor por mi cuerpo traduciéndose en el despertar de mi voz, a no ser sumisa, a no callar lo que yo quiero y me gusta, a ser mujer. Ha entender que la lucha por mis derechos como mujer ha sido en un inicio conmigo misma,  con todas esas barreras que permití que me impusiera la sociedad.

Como decía Friday Kahlo: Yo soy mi propia musa, el tema que conozco mejor… Esto solo se trata de sensualidad, de amar cada mínima parte de ti, de estar cómoda conmigo misma, de sentir que soy arte… Lo que otros vean solo es el reflejo de los estereotipos que tengan en su mundo y conciban como realidad.

Y finalmente:

Simplemente quiero dejar aquello que me limita, conectarme con el mundo. Dejar atrás el miedo de decir aquello que tantas quisieran gritar y lo que me hace ser humana.

About the author: AstridJRincon

Leave a Reply

Your email address will not be published.Email address is required.